La maestra de preescolar Claudia Ortíz se convirtió en toda una heroína, durante el terromoto del pasado 19 de septiembre en México, esta maestra no entró entró en pánico y ayudó a salir a todos sus niños por la ventana para así evitar una desgracia.

Lamentablemente 6 de estos niños quedaron huérfanos tras perder a sus padres en elguno de lso edificios que colapsaron, una lamentable noticia para estos pequeños aunque ellos corrieron con la suerte de tener a una super maestra sus padres no pudieron escapar los embates de la naturaleza.

Claudia tiene a su cargo a 45 niños, con quienes había terminado apenas unos minutos antes un simulacro de terremoto llevado a cabo por el sismo de 1985, cuando un terremoto de verdad asotó sin piedad a la ciudad, una coincidencia casi imposible de creer.

La maestra indicó que los niños que están a su cargo son de entre 2 y 3 años, los cuales se encontraban comiendo cuando e empezó a sentir el terremoto, lo que sorprendió a los pequeños y muchos se pusieron a llorar.

Claudia intentó abrir la puerta para salir con los niños pero esta estaba trabada
Al intentar abrir la puerta y ver que esta estaba trabada, Claudia se dirigió a la ventana en donde le gritó a otra docente del plantel que se encontraba en el piso inferior de la institución y decidieron bajar a los niños con mucho cuidado por la ventana.

Sin saber la magnitud de la tragedia que estaban viviendo en es emomento y a pesar de que aún se seguí amoviendo el piso como si no tuviera final, se pusieron manos a la obra para sacar a los niños, abajo los esperaban otra maestra y el profesor de educación física.

“Sé que no es la mejor manera, pero lo primero era poner a salvo a mis niños, por quienes doy la vida” dijo Claudia con lágrimas en sus ojos de solo pensar que a alguno de sus niños les hubiera pasado algo, ellos corrieron con suerte pero muy cerca varios edificios colapsaron.

“Soy madre y se lo que es de tener un hijo, por eso comprendo a los padres de familia que arribaron de inmediato para verificar que sus vástagos estuvieran y a los cuales abrazaron y colmaron de besos en cuanto comprobaron que estaban completos y bien cuidados”, después de pasar por la ciudad viendo la magnitud de lo sucedido.

Acciones heroicas como la de esta maestra salvn vidas, ella es capaz de dar la vida por sus alumnos, los padres que le confían a sus hijos estarán ahora mucho más seguros de que están bien cuidados.

NO COMMENTS

LEAVE A REPLY